¿Qué consecuencias tiene el que afilien con un salario más bajo que el real?

¿Qué consecuencias tiene el que afilien con un salario más bajo que el real?

Es un pacto entre patrón-trabajador y este último está de acuerdo porque, sobretodo, no quiere estar desempleado

La mayoría suele decir: “No te dejes. Acude a las oficinas del IMSS y denuncia esa irregularidad en tu salario, porque estás ganando mucho más respecto al salario que te inscribieron en el Seguro Social”… “Si te inscribieron en el Seguro con un salario menor al que realmente percibes debes arreglar eso, porque te perjudica a la larga”… “No te dejes, porque si te jubilaras con ese salario mínimo tu pensión o jubilación será raquítica”… Y así por el estilo se escuchan arengas de amistades y familiares.

Y sí, efectivamente, la ley establece las sanciones para la parte patronal por el hecho de haber inscrito a su trabajador en el IMSS e Infonavit con un salario menor al que realmente percibe.

Está claro que un derecho de todo asalariado es que al tener una relación laboral se le incorpore al IMSS con el fin de que tengas -extendiéndose a la familia- los servicios médicos, así como el que cotices al Infonavit y al fondo de ahorro; en estos dos últimos son de suma importancia, porque dependerá de lo que ganes o percibas como salario.

Para nadie es un secreto que en México como en muchos otras naciones, tanto los trabajadores como los patrones lo que quieren es pagar menos impuestos. Y más -con  justa razón, se diría- cuando hay poca transparencia en el gasto público, es decir, que el ciudadano carece de información clara en cuanto a conocer en qué se gastan los impuestos.

Cuando el trabajador(a) logra emplearse, luego de varios meses de buscar y buscar empleo, el gusto, la alegría y satisfacción es que por fin nuevamente cada quincena o semana tendrá un ingreso. El sentirse que se han acabado los problemas económicos o al menos que esos sinsabores empezarán a desaparecer, llena de optimismo al empleado(a).

Y es allí, con cierta frecuencia, cuando se dan casos de que la parte patronal no te registra con el ingreso real que obtienes (semanal o quincenal), sino que te inscribe al Seguro Social con una cantidad menor -probablemente con el salario mínimo o un poco más- y el resto bajo otros conceptos que solamente el empleador y su contabilidad conocen.

De hecho es un pacto entre patrón-trabajador y este último está de acuerdo porque, sobretodo, no quiere estar desempleado y además le dicen de ciertas “ventajas”, como por ejemplo: tienes seguridad social (junto con su familia directa), vacaciones, prima vacacional, aguinaldo, días de descanso, prima de antigüedad, licencia de maternidad y periodo de lactancia (en el caso de mujeres), entre otras.

En todo lo económico el trabajador se ve afectado cuando acepta que sea registrado o inscrito en el Seguro Social con un menor ingreso al que realmente percibe. Y aunque tal práctica es cada vez menor, dado las sanciones que la ley establece, aún se da tal situación.

Asimismo, y aunque están las instancias para que el trabajador denuncie tal irregularidad, la realidad es que… enfrentarse a la burocracia del Seguro Social, del Infonavit o de la Junta de Conciliación y Arbitraje es toda una odisea y el tiempo para el veredicto es demasiado. Por ello, en más de las ocasiones el trabajador(a) mejor deja las cosas como están y “ahí como Dios quiera”.

Sin embargo, cuando se llega a comprobar, por parte de la autoridad, que la parte patronal o su representación no inscribió en la seguridad social al asalariado con la remuneración real, la sanción puede ser de tres meses a cinco años de prisión.

Así que… trabajadores y patrones tienen la palabra.

Date por enterado que… Al cierre de 2020, el IMSS tenía a 19,773,732 puestos de trabajo registrados (86%, permanentes, y 14%, eventuales). Asimismo, el salario base de cotización promedio de los puestos de trabajo afiliados a la institución logró los 408 pesos diarios.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario