Cómo lucir profesional sin dejar tu identidad de lado

Cómo lucir profesional sin dejar tu identidad de lado

Lucir profesional no quiere decir que debas renunciar a lo que amas, que es tu personalidad. Ya que la identidad es lo que te define. 

Si te preguntas cómo lucir profesional cuando posees un estilo alternativo, la respuesta es fácil, sólo adapta tu gusto a las reglas a seguir, no necesitas más.. 

Tatuajes, piercings, barba o cabello largo, son algunos de los estigmas que las personas continúan colocando como premisa de la discriminación laboral.  La realidad es que en esencia no tienen nada de malo, aunque muchos lo encuentran un tanto incómodo para entrar al mercado laboral y “lucir profesional”. Pero en esto hay una luz al final de l túnel y es que no deberías abandonar su estilo alternativo, si no me crees, echemos un vistazo  a lo que dicen Lynn Taylor y Sean Ryan, consultados por The Dollar Shave Club.

Lucir profesional no está peleado con ser fiel a nuestros gustos

Es un hecho que los prejuicios ante un estilo alternativo de vestir, aún existen y que estos determinan la idea de lo que consideramos que es “lucir profesional”. Lo que debemos aplaudir es que algunas empresas, sobre todo las que son más apegadas al mundo de las startups empiezan a comprender que lucir de traje, no quiere decir que seas una persona profesional y que más bien un atuendo no te dota de habilidades. 

Desde tatuajes como expresión de lo que somos en otras vertientes como  son los piercings, el cabello largo o peinado de alguna manera distintiva o el vello facial siguen siendo regulados. Aunque claramente la experiencia es innegable, empresas arcaicas suelen pensar que el traje, hace al hombre, pero esto no suele pasar en su mayoría de las veces. 

Para entrar por la puerta grande al mundo laboral y que esta sea  menos traumática por saber qué esperar y  cómo afrontarlo, a veces es necesario que nos hagamos un poquito al lado de las reglas, sobre todo si estás en busca de empleo.

Es una realidad que en este momento de la historia de la humanidad, los sectores del mercado y las empresas no son igual de estrictas cuando hablamos de la vestimenta o imagen de sus empleados. ¿La razón? Muchos trabajamos desde casa, pero ¿qué sucederá cuando esto se termine? Sucede que seguramente, estas empresas serán un poco más abiertas en este tema, no obstante existen las que tienen un legado familiar o llevan muchos años ya en el mercado, que por supuesto, son de las que tenemos que cuidar hasta el último cabello fuera de lugar, porque como sabes, son dirigidas por nuestros  antecesores. 

Dependiendo del sector en el que se desempeñen, la imagen también jugará un rol más o menos importante. Un ejemplo son las empresas que se desempeñan en el área de la tecnología y cada vez toman un rumbo más informal. Ahora, está su contraparte, el sector laboral relacionado con la política o la legislación quienes son mucho más resistentes a los cambios y aún no acepta a los estilos alternativos como una forma válida de lucir profesional.

En este aspecto te recomendamos que si sabes de antemano que laborarán en este mercado, tomes en cuenta lo que es “común” o aceptado en tu nuevo espacio laboral, para así no perder ni el estilo y mucho menos el trabajo. 

Bien, en el caso de que sea tu primera entrevista, debes tomar en cuenta que hay que dar una primera impresión y sí, dar lo mejor. Y ya sabes, si tu estilo es alternativo o no, siempre hay que lucir lo mejor posible, sin vernos incómodos o disfrazados. Proyectar una imagen profesional durante este primer encuentro, habla más que mil palabras. Recuérdalo.

De inicio, investiga a qué se dedica la empresa, aprende si en ella se porta uniforme o una vestimenta menos formal. Esto es entre semana, de lunes a viernes o sólo hasta el jueves y el resto es libre.  Si se lleva traje sastre y en el caso de las personas varones, corbata. Todo deberá estar perfectamente calculado para no quedar mal. 

Pues bien, ten muy presente que ir con la imagen  de la empresa no implica perder nuestro estilo personal. Y en este caso encontrar un punto en el que aún nos sintamos cómodos y como nosotros mismos, además de cumplir con las reglas, está más que perfecto. 

Toma en cuenta que la ropa debe estar en excelente estado y si te gustan los accesorios, cuidar que estos tengan apariencia de nuevos. Por la parte de los zapatos, prefiere los que son de vestir, a los deportivos favoritos ya que serán la mejor opción, sólo por esta vez.

Hay que tener en mente, que la imagen un poco más conservadora, abre puertas. Al menos para la primera entrevista. Piercings “invisibles” y usar ropa con la que tus tatuajes no sean el centro de atención, es mejor y es que mi recomendación como reclutadora, es que a veces, le hacemos más caso al tatuaje que a lo que nos compete, por ello es preferible guardarlos por unos momentos o bien maquillarlos si tu situación es que estén en lugares en exceso visibles.

El cabello y vello facial, también es un tema. Aquí lo importante será tenerlo limpio y con buena forma.

Una vez que comiences a trabajar en la empresa, el camino no habrá terminado. Hay que adaptarse al espacio y al ambiente laboral. Durante este tiempo podrías pensar en remover el piercing “invisible” y empezar a llevar tu joyería normal. O tal vez estés considerando que existe tiempo para cada etapa de la vida y dejarlos de lado, pero si esta no es la opción, te recomendamos usar las menos llamativas. Medir la libertad es un buen punto de partida

Recuerda siempre lucir con excelente e impecable higiene, esta debe ser tu prioridad, para evitar que el ser singular con ella, haga que miren más de la cuenta lo que debería pasar desapercibido. 

Por último, tener tatuajes, piercings, barba, bigote, cabello hasta la cintura o algún afín, queda de lado si pones por encima la higiene de tu persona. 

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario