Beneficios e inconvenientes de la externalización

Beneficios e inconvenientes de la externalización

El outsourcing, como ya hemos expuesto con anterioridad, se ha convertido en una práctica popular en los últimos años. Existen un sinfín de razones por las cuales se puede optar por la externalización. No obstante, esta practica lleva consigo un par de inconvenientes que pueden no ser adecuadas para las necesidades de cualquier empresa. La externalización puede ser un gran aliado cuando no se cuenta con los recursos suficientes para poder llevar a cabo diferentes tareas.

Por supuesto, todos tienen sus opiniones al respecto. Mientras que muchos lo ven como una gran ventaja para lograr la eficacia, además de mejorar la forma del trabajo… otros lo ven como una gran perdida del “poder” o de la toma de decisiones.

Es por lo que a continuación listaremos un par de beneficios e inconvenientes que conlleva la práctica de la externalización.

                Beneficios

Incrementa el rendimiento

Al reducir los costes y delegar responsabilidades, permite a la empresa mejorar el rendimiento general. Esto ya que la atención se va a tareas que tienen mayor peso. Al dejar que alguien más se haga cargo de tareas que no competen la gestión del negocio.

Adaptable

Como existe una variedad considerable de tipos de externalización, permite a las empresas escoger cual es la que mejor se adapta a las necesidades de esta. Así mismo, la externalización puede adaptarse al presupuesto de cada compañía. Al ser un mercado amplio, posee diferentes alternativas.

Mejora continua

Tal como se mencionó en el primer punto, mejora el rendimiento. Sin embargo, se optimizan los procesos ya que se contratan servicios con empresas que poseen un poco más de experiencia. Al tener el “ojo” de un tercero, hay una gran posibilidad que se mejoren los procesos, esto ya que se pueden implementar sistemas o estrategias que puedan ser innovadoras.

Gestión de talento

Existe un ahorro considerable a la hora de adquirir talento nuevo, esto representa una gran ayuda para la empresa. Se reduce la inversión para adquirir activos a través de la subcontratación. Aprovechamos entonces el talento profesional de otra empresa y no se aumentan los gastos de la empresa misma.

Quizás te interese:
¿Cuáles son los tipos de externalización?

                Inconvenientes

         Pérdida de control

Como sabemos, la externalización es obtener un servicio de un tercero. Este tipo de práctica fomenta el ser dependiente de otra empresa para realizar las tareas específicas. Así mismo, la información que se le de a esta empresa, puede significar una vulnerabilidad. Se pierde el control no solo de la gestión si no de la información.

                Retrasos

Dependiendo del tipo de externalización que se haya contratado, podemos saber cómo trabajan los empleados de la empresa. No obstante, no sabemos qué tan bien trabajan, por lo que la inmediatez se ve afectada. En este caso la solución a los problemas o bien la tarea a realizar puede ser retrasada.

                Gastos extra

No todo puede ser miel sobre hojuelas, si se requiere un servicio extra; llámese asesoría, consultoría, etc. Si se requiere de algo más, es muy probable que se refleje como un gasto para la empresa. Por lo tanto, hay que ser cuidadosos a la hora de decidir que es lo que se realizará.

La externalización puede ser un arma de doble filo. Aunque es una práctica buena y que tiene más beneficios que inconvenientes, siempre hay que tener en cuenta las necesidades de la empresa. Es por lo que, como todas las decisiones de una empresa, debe ser considerado con cuidado.

Por: Teresa Maza

Teresa maza

Teresa maza

Deja un comentario