Employee Experience: Cómo hacer un correcto seguimiento

Employee Experience: Cómo hacer un correcto seguimiento

Aprende cómo gestionar el Employee Experience en tu empresa con ayuda de una herramienta que te facilite la gestión del día a día. 

Iniciemos con saber qué es el Employee Experience

Este comprende un proceso participativo en el cual se visualizan los pasos de los colaboradores que trabajan en una organización. Todo desde el punto de vista de la gestión de personas. El Employee Experience permite conocer las experiencias que den paso a  convertir la estrategia en su diferenciador en beneficio de las personas y las organizaciones.

Cabe destacar que al realizar nuestros propios procesos para conocer las fallas o aciertos de ellos, beneficia a nuestra empresa en todo sentido. Esto incluye el departamento de Recursos Humanos, al saber cómo las personas perciben nuestro proceso de reclutamiento y selección, hasta se puede llegar a considerar qué es lo que piensan sobre los procesos de desarrollo o capacitación en la misma. Hacer hincapié en la mejora de la experiencia durante su ciclo de vida de los colaboradores de nuestro negocio, es importante, ya que esto nos permite conocer desde dentro las fallas a mejorar y así tener una organización que trabaje con confianza y de esta manera retener el talento. 

Cómo mejorar el Employee Experience

Employee Journey Map

Con esta herramienta perfeccionarás la EX, ya que permite documentar, mapear y visualizar las interacciones entre la organización y los empleados. Además te ayudará a conocer de cerca las percepciones, necesidades, pensamientos y respuestas emocionales

Con un Employee Journey Map, bien organizado, también tendrás la capacidad de conocer las distintas etapas por las que atraviesan los empleados a través de la organización.

Arquetipo de Empleado

Un error que cualquier organización comete es generalizar a todos los colaboradores en solo un tipo de persona. En este aspecto, considerar utilizar segmentos de empleados con características específicas, nos ayuda a comprender lo que realmente necesitan. De esta manera podremos diseñar diferentes caminos para cada tipo de empleado. Al categorizar a los colaboradores, podemos auxiliarlos como empresa para obtener la mejor versión de ellos mismos.

Las experiencias positivas de nuestros empleados es una de las bases más importantes. Considerar las distintas dimensiones de lo que viven, frustraciones y tipo de estrés, además de saber las dudas y preocupaciones que surgen con la resolución de problemas en las metas a cumplir en la empresa, ayuda a resolver sus necesidades como lo que necesitan y lo que quieren lograr. Basándonos en lo anterior, los procesos internos de la organización  y sus consecuencias, se ven beneficiados. 

Otro aspecto a mencionar es que además de lo anterior, los clientes internos/externos así como las personas involucradas en el momento, se ven enteramente favorecidos. Todo para para mejorar la experiencia de los clientes.

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario