La importancia de las relaciones humanas en las empresas

La importancia de las relaciones humanas en las empresas

El cambiar “yo” por “nosotros” representa una estrategia para que la empresa trabaje en armonía.

Aunque pudiera resultar un tanto cuanto difícil de lograr, toda empresa que quiere ser exitosa y con proyecciones de crecimiento debe de tener si no excelentes, sí, cuando menos, buenas relaciones humanas tanto con los clientes como con sus trabajadores o colaboradores.

El saludo mañanero de “buenos días” o “buen día” es algo tan importante dentro de toda empresa, lo cual representa un síntoma del óptimo capital humano con que cuenta. Sin duda, la armonía en el cotidiano trabajo -sea en la factoría, en la oficina o en exterior- permitirá a la empresa relaciones humanas satisfactorias, lo que a su vez derivará en actitudes más competitivas.

Sin embargo, no es fácil. Si en una familia siempre hay discrepancias o posiciones encontradas, más aún en una empresa o factoría donde trabajan decenas o cientos de personas, con edades distintas, metas diferentes, preocupaciones diversas, etcétera.

Es allí donde juega un papel importante el Departamento de Recursos Humanos y los profesionales de la psicología laboral. No se persigue que todos los trabajadores o colaboradores estén sonriendo durante ocho horas mientras realizan sus tareas. No. De lo que se trata es que haya un ambiente de cordialidad en el trabajo, que no haya divisionismo ni actitudes revanchistas que deriven en detrimento de la empresa y repercuta hasta en la misma comunidad laboral.

El trabajar en equipo es una de las metas más importantes dentro de toda organización empresarial e incluso en el sector público (¿quién no ha visto a un(a) burócrata con cara de pocos amigos que ya después de verla, mejor se retira uno del lugar?). Y así como dos simples palabras, en el caso de “buenos días” significa un buen inicio de día, el cambiar “yo” por “nosotros” representa una estrategia para que la empresa trabaje en armonía y, digamos, como un engranaje perfectamente aceitado para la producción.

“Una organización que promueve ambientes de trabajo motivantes y retadores para todos, que estimula el desarrollo personal y profesional de cada colaborador genera compromiso y fidelidad, aumenta valor en el mercado y es más exitosa”, apunta la psicóloga Carolina León al referirse a las relaciones humanas en el trabajo.

Un buen programa de motivación para el personal es una determinación muy importante, si se quiere que la empresa funcione adecuadamente y con resultados positivos. Dentro de ello estará el que el empleado(a) se encuentre feliz, pleno, con un porcentaje importante de satisfacción al desarrollar sus tareas.

En el desarrollo de ese programa o plan de motivación, los responsables deberán de aplicar prácticas para mejorar las condiciones físicas y psicológicas del trabajador(a) o colaborador(a).

Y aunado a ello, además de otros instrumentos útiles para esas buenas relaciones laborales, no sobra señalar la importancia de inculcar entre el sector laboral el sello que debe lograr toda empresa: Responsabilidad Social Empresarial.

El crear y tener un ambiente positivo es prioritario. Las vibras negativas no tienen por qué permear la oficina o el área de trabajo, si de lo que se trata es que todo funcione bien para bien de todos.

A final de cuentas, las relaciones laborales/sociales marcarán el éxito o fracaso de toda empresa. Así que… a ponerse las pilas.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario