4 Claves para una lluvia de ideas satisfactoria

4 Claves para una lluvia de ideas satisfactoria

El proceso creativo es una parte interesante del trabajo. Este puede ser en equipo o solo, pero siempre habrá una meta en común que motive a los creativos (y los que no lo son) para cumplir sus objetivos en el momento que se requiere. Este proceso puede llegar a ser tedioso y por ello es necesario tener un plan en el que se tengan las cosas claras antes de empezar para así evitar imprevistos que puedan ralentizar la situación.

Si eres creativo, quizá estés familiarizado con diversos procesos que te ayuden a seguir un camino en el que puedas resolver diversos problemas que requieran esta habilidad. Sin embargo, para muchos seguramente es difícil salir de la terrible y horrorosa hoja en blanco puesto que no siempre basta solo con tener un golpe de inspiración o no es común que salga de la nada.

Para aquellos que están un poco perdidos y necesitan salir del estancamiento creativo, una lluvia de ideas puede ser la mejor salida. Su mecánica es simple; una persona o un grupo de estas comienzan a lanzar ideas al aire, la que sea, no importa lo disparatadas que sean. Y ya que se tenga una buena cantidad, es momento de elegir y unir las piezas para llegar a un punto.

Sin embargo, no siempre fluye todo con la naturalidad que quisiéramos. Por ello, aquí hay unas cuantas claves que ayudan a mejorar el proceso de la lluvia de ideas.

1- Buscar un lugar propicio: Un lugar aislado en el que todos se puedan concentrar es necesario. Muchas cosas son válidas, desde sentarse en el piso, hasta preparar una botanas, se necesita tener un lugar que estimule la creatividad lo mejor posible sin la más mínima interrupción.

2- Estimular a los integrantes para que aporten: A veces, sobretodo en un grupo grande, hay un grupo de personas que no participan demasiado o directamente solo están ahí. Es importante tomar cierto liderazgo para poder estimular y alentar a los integrantes del grupo para que aporten lo que tienen en mente. Una manera divertida de estimular a las personas puede ser de gran ayuda.

3- Las palabras no son lo único válido: A veces, dependiendo el objetivo, el expresar tu creatividad de una manera diferente a las palabras, puede ayudar a detonar otras interrogantes o incluso encontrar la solución, así que si pueden usar un pedazo de papel doblado, un poco de plastilina o cualquier otro medio expresivo, también es válido.

4- Conoce a tus integrantes: Un error común es imponer un solo método para tener inspiración. A veces puede sonar como una buena idea poner música de algún tipo o poner algún método específico y seguirlo al pie de la letra. Pero recuerda que no todos encuentran inspiración de la misma manera, así que lo mejor es dejar que todos intenten hacer su propio ambiente a la hora de dar ideas (siempre y cuando trabajen), pero llegar a un punto en común cuando llegue el momento de trabajar en grupo.

Aquí tienes unos cuantos consejos para poder salir de ese estancamiento creativo, usalos de una forma beneficiosa y verás que habrá algún resultado favorable.

Por: Andrés Barreto

andresbarretoac

andresbarretoac

Deja un comentario