Nuevos modelos de trabajo en contingencia

Nuevos modelos de trabajo en contingencia

Habría que buscar métodos, sistemas, alternativas o programas temporales para dar solución a problemas que inesperadamente la humanidad entera enfrentaba.

Definitivo: con esta pandemia que enfrenta la humanidad desde hace un año, unos se equivocaron en sus estimaciones o proyecciones, mientras que otros acertaron con sus definiciones. Hechos inocultables son que el trabajo en casa o a distancia se ha constituido como la alternativa más certera y paralelamente el llamado “gig economy”.

Nadie suponía que la aparición de un virus agresivo -el Covid19- se expandiera desde aquella lejanas tierras de China a todo el orbe, como nadie también estimó que esta enfermedad prolongara su existencia todo un año y aún sigue (en su segunda y en determinados países en tercera etapa).

El mundo no podía detenerse; los fábricas, oficinas, actividades cotidianas, educación, etcétera no podían suspenderse en forma total. Habría que buscar métodos, sistemas, alternativas o programas temporales para dar solución a problemas que inesperadamente la humanidad entera enfrentaba.

Fue así que bajo la recomendación “quédate en casa” se estableció el sistema trabajo desde casa o a distancia (que no era nuevo, pero su presencia registraba lentitud en su aplicación).

Así, mientras algunos suponían que la pandemia era pasajera y que a pesar de que se aplicara el trabajo en casa, se volvería al “necesario” trabajo presencial, la realidad fue otra y hasta nuestros días.

La aceleración de la adopción digital en los primeros meses de la pandemia ha hecho que se adelante todo cinco años. Así que lo que veíamos como una fase más lejana, está aquí ya”, dijo la profesora del MBA De Centru-Perú, Patricia Merino, coautora del libro “El futuro del trabajo” (2020).

Aparte de haber afectado economías de prácticamente todas las naciones, el coronavirus ha repercutido en los ingresos familiares en virtud de los despidos laborales o, en el mejor de los casos, al hecho de reducir hasta 40% el salario (como una medida para no cerrar la fuente de empleo).

“El empleo es crucial para reducir la pobreza y enfrentar la amplificación de las desigualdades que está dejando como secuela esta pandemia”, expresó apenas en diciembre el director regional de la Organización Internacional del Trabajo, Vinicius Pinheiro.

Ante ello, resulta importante esa segunda opción de empleo denominada “gig economy(economía gig), es decir, una especie de trabajo temporal.

Si bien es cierto que entrando a este sistema laboral, la persona puede, incluso, lograr ingresos superiores a los que tenía antes, también es verdad que no tiene protección médica alguna y mucho menos aportaciones para su próxima jubilación o cotizaciones para su retiro.

No obstante, es una alternativa que ante las circunstancias toda persona, con un poco de iniciativa, puede sortear los vaivenes de la pandemia. Y puede ser de medio tiempo o tiempo completo. El “gig economy” es muy semejante al que se venía realizando y se le denominada freelancer.

TE CUENTO QUE… en el territorio azteca existen alrededor de 115 mil taquerías, de las cuales unas 18 mil se ubican en la capital del país (Guadalajara, 6,800, y Monterrey, 4,200), según estudio dado a conocer hace un año por el INEGI. De acuerdo con una corroboración que hizo el geógrafo con maestría en Población y Desarrollo, Baruch Sanginés, todo mexicano tiene a su alcance una taquería cada 400 metros.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario