Downsizing para generar competitividad

Downsizing para generar competitividad

Esta técnica de despedir personal y aplicar sistemas tiene como meta una nueva organización empresarial.

Cuando se trata de no lesionar sensibilidades se buscan las palabras más apropiadas, pero en el fondo el término que se usa tiene el mismo objetivo. México, al vivir pegado territorialmente por la frontera norte (tres mil kilómetros) con Estados Unidos de América, es muy frecuente que se usen palabras anglosajonas. Es el caso de Downsizing.

En el lenguaje de las corporaciones empresariales y en los expertos que realizan estudios sobre el estado que guarda la empresa, su organización y alternativas para mejorarla en general, con frecuencia se escucha esa palabra: Downsize (reducir o recorte) o Downsizing (reduciendo o recortando).

Empero para la comunicación en ese mundo empresarial se traduce así: “Recortando personal”, “Ajustando plantilla laboral” o “Reducir el tamaño de…”. En términos comunes y corrientes o, en el más claro lenguaje español, sería: “Despido de personal”.

Sea como sea, el downsizing es una forma de analizar la situación por la que atraviesa la empresa y explicar el por qué las ganancias o utilidades no son las esperadas como en otros años. Así, los expertos en la materia se dan a la tarea de ver qué es lo que está sucediendo en tal o cual empresa, a fin de determinar lo que ellos recomiendan ejecutar.

La idea principal parte de que toda empresa privada tiene como objetivo generar ganancias, es decir, no es un refugio o una instancia de asistencia social para dar trabajo a todo el que quiera, sino que la producción de “x” artículo(s) o de servicios generen dividendos y la empresa crezca.

Si bien es cierto que esta técnica de despedir personal y aplicar sistemas tiene como meta una nueva organización empresarial, también es verdad que el downsizing registra también su lado negativo que, incluso, si no se lleva a cabo con la delicadeza que requiere el tema puede resultar más contraproducente.

En principio, el despido de quién o quienes fueron compañeros de trabajo por “x” tiempo siempre causará pavor entre aquellos que se queden en la empresa y surge la pregunta: “¿Seré el próximo?”. Esta desmotivación puede evitarse si la empresa misma, a través de sus área de Gerencia General o de Recursos Humanos, explica a los empleados o trabajadores los objetivos que mueven a realizar el downsizing.

“O nos renovamos o morimos como empresa”, podría ser la cruda realidad empresarial para que entiendan hasta dónde puede llegar la situación si no se toman las medidas necesarias que apunte la técnica downsizing.

Entonces, el reto de aplicar el downsizing tiene que ver con una planificación clara que, incluso, se explique por sí sola y la entiendan los trabajadores.

IBM Y SUS DESPIDOS.- En el segundo semestre de 2019 el escándalo fue en IBM cuando los jerarcas reconocieron el despido de unos cien mil trabajadores, a fin de reorganizar a toda la empresa y presentarse ante los millennials como una empresa a la par de Google o Amazon. Los despidos en este 2020 siguieron y todo culminará hasta terminar el primer semestre de 2021.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario