¿Debilidades en una entrevista de trabajo?

¿Debilidades en una entrevista de trabajo?

Debilidades, para una persona en muchas ocasiones es muy complicado hablar sobre uno mismo rente a desconocidos, en especial para un reclutador. Sin embargo, en el momento en el que entramos a una entrevista de trabajo, debemos estar bien conscientes que el momento en el que pregunten por nuestras debilidades, llegará. Y aún cuando estemos “preparados” nunca será algo de lo que podamos acostumbramos.

Es importante que para una entrevista de trabajo nos conozcamos a fondo, en especial en el campo laboral. De esta forma podemos comunicarlo de mejor manera y será más fácil hacer sentir interesado a alguien. En este rubro también entran las debilidades, de esta forma sabemos de lo que somos capaces, podemos aceptarlas e inclusive llegar a trabajar en ellas para mejorar.

Establecer nuestras debilidades puede ser la diferencia para la candidatura, sin embargo hay que saber cómo hablar de ellas y cuales son las más propicias. Lo que los reclutadores buscan es saber si se tiene la capacidad para reconocer errores y por supuesto, saber que tipo de persona pudieran contratar.

Normalmente, lo que muchas personas solemos hacer es centrarnos en nuestra personalidad, ¿qué es aquello que me afecta? Muchas personas suelen decir cosas como, “Soy perfeccionista”, “Me gusta hacer las cosas como tal…”, “No soporto que mis compañeros…” entre muchas otras. No obstante debemos estar plenamente conscientes que eso está referido a nuestra personalidad y no ayuda a formar una percepción laboral.

Por otro lado, dar respuestas que puedan ensalzarnos puede ser visto de una mala forma. Es decir que intentamos hacer ver una virtud como si fuera un defecto. De igual forma el mencionar defectos que son completamente negativos puede ser lo peor que podemos hacer. No hablamos de mentir, por supuesto pero debemos medir la información que damos ya que por detalles como ellos podemos solo no obtener el puesto.

Quizás te interese:
Hablar de dinero en una entrevista de trabajo

Por lo tanto, ¿Qué podemos hacer para hablar de nuestras debilidades de forma correcta? A continuación enlistaremos un par de consejos que pueden hacer la diferencia.

                Enfocarnos en habilidades y conocimientos

Con esto nos referimos a que debemos enfocarnos en las habilidades o conocimientos que carecemos o que inclusive no estén relacionados con nuestra carrera o área. Por ejemplo, una persona que está especializada en humanidades probablemente carecerá un poco de conocimientos matemáticos o algunas herramientas en línea (no todos sin embargo). Esas pueden ser algunas debilidades que podemos mencionar.

                Autoconocimiento al máximo

Ya lo habíamos mencionado con anterioridad pero es un factor muy importante. Si no te conoces, tanto habilidades como debilidades puede hacer que nuestra entrevista pueda ser un problema. No puedes vender algo que no conoces.

Hay muchas alternativas si no sabemos bien cuales son nuestras habilidades o debilidades, como pruebas de personalidad en línea. Si no conocemos nuestras debilidades es casi seguro que no tenemos bien en claro cuales son nuestras fortalezas y por lo tanto se pudiera cuestionar nuestro valor laboral.

                No prepararse de más

Claro, hay que estar preparado para todo, en especial para una entrevista de trabajo en la que pueden preguntar cualquier cosa.  Tener nuestras debilidades al día es esencial, hay que tenerlas en cuenta pero no hay que preparar una respuesta completa. Esto, ya que muchas ocasiones las entrevistas pueden cambiar, es decir pueden preguntarnos otras cosas o simplemente nuestro ánimo puede cambiar y hacer que también la respuesta lo haga.

Lo ideal es siempre que sea como una charla y una respuesta que parezca ensayada o que carezca de autenticidad.

                Contar con una solución

Cuando expongas las debilidades que tienes en la entrevista se puede también aportar una solución. Es decir si tienes algún problema, ¿qué es lo que estás haciendo para mejorar? El que soluciones tus propios problemas puede ser atractivo para un reclutador. Además de ser sincero muestra las ganas de superación.

Además puedes sumar puntos siendo humilde… aún sabiendo que todos tenemos problemas, hacemos lo posible por salir adelante.

No hay una respuesta correcta para este tipo de cuestiones, sin embargo un gran ejercicio es comenzar a aceptar y reconocer nuestras debilidades. Esto puede hacer que nuestras entrevistas de trabajo, así como la vida misma pueda ser más llevadera y satisfactoria.

Por: Teresa Maza

Teresa maza

Teresa maza

Deja un comentario