¿Cómo podemos mantenernos concentrados?

¿Cómo podemos mantenernos concentrados?

Una recomendación es que tu cerebro aprenda a focalizar

Si antes no podemos dar nuestra atención, difícil será concentrarnos. ¿Por qué? Porque simple y sencillamente primero nuestro cerebro debe atender a un llamado para luego dar paso a la concentración del trabajo. Falso quien diga que la persona tiene la cualidad de concentrarse inmediatamente.

Un claro ejemplo es cuando el maestro(a), con  regla en mano, exhorta a los alumnos a poner atención a lo siguiente: “Miren y estudien bien la siguiente ecuación y concéntrense para que me digan si es verdadero o falso el resultado que allí mismo está”.

La situación es muy parecida en el trabajo cotidiano, en las oficinas, en el taller, en los consultorios, etcétera. La concentración no es más que una disciplina de la persona. Ella sabe que cuando entra a su oficina es para concentrarse en revisar informes, dar respuesta a otras áreas, rendir un parte del ritmo de producción o dar un informe detallado del por qué han disminuido las ventas, por ejemplo.

Es decir, sabe que las conversación sobre deportes, de una película o libro con algún otro compañero de la empresa ya tuvo el tiempo suficiente y es hora de atender el trabajo y concentrarse en los pendientes.

Para muchos está la llamada “Técnica Pomodoro” –método creado por el ingeniero informático, de origen italiano, Francesco Cirillo-, la cual consiste en lapsos de trabajo de 25 minutos por cinco minutos de descanso (caminar un poco, tomar café, hacer alguna llamada o simplemente recostarse en el sofá).

De acuerdo con los que han estudiado este sistema, al principio puede costar un poco de trabajo, pero una vez que se domina la técnica el resultado o resultados son óptimos. Francesco Cirillo creó este sistema a finales de la década de los 90 del siglo pasado e hizo el libro correspondiente.

En el mundo del internet bien se pueden encontrar un sin fin de métodos para la concentración. Una recomendación es que tu cerebro aprenda a focalizar, o sea, atender un tema concreto y no realizar diversas tareas prácticamente al mismo tiempo.

Para ello es necesario darse cierto tiempo (una hora máximo) y descansar. Esto del “descanso” de entre cinco y diez minutos puede servir para despejar la mente e incluso allegándose nuevas ideas en lo que se está realizando.

Aunado a todo ello, una recomendación general es efectuar ejercicios físicos o, al menos, programar caminatas de 30 a 40 minutos. Un cuerpo sano definitivamente ayudará a pensar mejor y a cumplir mejor las tareas pendientes del trabajo.

Ahora que se ha optado por el “trabajo en casa” la disciplina juega un papel importante. Quiérase o no, es el modelo a seguir para los siguientes años, lustros o décadas. Por ello es importante que en el escritorio se encuentre lo que se tiene que usar, no más; es decir, el material necesario debe estar al alcance; aislarte del ruido (a menos que seas de las personas que trabajas con música suave).

Así también, está la recomendación de una buena iluminación en el área donde estás trabajando e incluso hasta la temperatura que debe prevalecer, a fin de desarrollar mejor sus labores cotidianas. Todo ello te ayudará a una más adecuada concentración. Se dice que una temperatura óptima oscila entre los 20 y 23 grados centígrados y una humedad mediana.

¡Peligro, peligro!: “El cerebro se puede comparar con una plastilina. Al principio es húmedo y fácil de esculpir, pero con el tiempo se vuelve más seco y mucho más difícil de moldear. El problema con las pantallas recreativas es que alteran el desarrollo del cerebro de nuestros hijos y lo empobrecen”. Palabras del neurocientífico francés, Michel Desmurget, director de investigación en el Instituto Nacional de la Salud de Francia; su más reciente libro -informó la BBC News“La fábrica de cretinos digitales”.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario