¿Qué puedes negociar además de tu salario?

¿Qué puedes negociar además de tu salario?

Lo que la empresa busca es tener al mejor personal.

¿Habrá alguien que no le guste que le aumenten el salario? A menos que no esté en sus cinco sentidos, la respuesta es nadie. ¿Pero un buen salario o un aumento salarial es todo lo que se ha de perseguir? La respuesta podría ser con aquella conseja cristiana: “No sólo de pan vive el hombre”.

Si tienes varios meses sin trabajo y acudes a solicitar empleo, la desventaja es tuya; de hecho, lo que buscas es que te contraten. En cambio, si tienes empleo y hay la oportunidad de estar en otra perspectivas de mejoras económicas, la batuta la llevas tú.

Son fenómenos que se dan y se seguirán dando; es la oferta y la demanda en el mundo del empleo.

Sin embargo, hoy en día lo que la empresa busca es tener al mejor personal -en todas sus áreas-, que se identifique con el sello de la empresa misma, para lo cual, además de un salario ofrece una serie de prestaciones (como seguro médico para el trabajador y la familia, un bono semestral o anual, quizá dos periodos de vacaciones, comedor, cursos, vales de despensa y hasta estacionamiento para el auto o la inscripción a un gimnasio).

Empero será el prospecto el que determine si le conviene o no estar en esa nueva empresa y/o establecer algunas condiciones, aunque probablemente no esté en condiciones de ponerlas en la mesa si apenas es un candidato a integrarse en la empresa. En cambio, si el empleado ya tiene cierta antigüedad, el panorama cambia y, sí, es más probable que la negociación se dé con la posibilidad de que le hagan caso.

Sea cual fuese la ocasión, lo cierto es que el salario no es todo en una relación laboral. Hay empresas de rango mundial especialistas en estudios del mercado económico y laboral que advierten de una crisis de talentos para finales de la presenta década o a principios de la próxima. Aunque suene un poco utópico, lo cierto es que nada es seguro en esas áreas de la economía y el mundo laboral.

Es por ello que recomiendan mantener a sus actuales talentos en las empresas, percibiendo un buen salario y un abanico de prestaciones que hagan sentir al colaborador la empatía de la empresa en sus requerimientos de satisfacción.

Tips para solicitar aumento y/o prestaciones:

1.- Es necesario que veas o te enteres de qué prestaciones y qué salario perciben otras personas, cuyas tareas laborales son muy semejantes a las que tú realizas. De esa manera tendrá ya una idea de cómo andan las cosas en otras fábricas u oficinas.

2.- Debes auto evaluarte. Tienes que preguntarte si en el lapso del año más reciente tu desempeño fue satisfactorio para la empresa, o sea, si sacaste adelante el trabajo y las tareas encomendadas.

3.- Negociar significa, al menos, dialogar entre dos partes, en este caso el empleado y la empresa, con el fin de sacar adelante una nueva relación laboral individual. Tendrá que actuar con firmeza, seguro de lo que pides y del límite de tus exigencias.

4.- Habla por ti y no refieras a tus compañeros como punto de referencia, a menos que sea la propia empresa la que empiece con ese tipo de comparaciones.

5.- No cualquier momento es bueno para establecer la petición de aumento salarial y negociar las prestaciones; es decir, no vayas a solicitar la entrevista para tal fin cuando la empresa se encuentra en situación económica nada boyante.

¿Sabías que… “Salario emocional” es aquella retribución o recompensa que va paralelamente al salario real y cuya finalidad es satisfacer las necesidades personal del trabajador y de su familia? Es un factor motivador.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario