Cómo hacer el home office productivo y no morir en el intento

Cómo hacer el home office productivo y no morir en el intento

El home office se ha vuelto en una práctica popular entre las empresas. Y no, no nos referimos a que gracias a la reciente pandemia esta práctica se ha vuelto más grande, desde hace mucho tiempo el teletrabajo se ha vuelto una de las soluciones más efectivas para algunas empresas. Ayuda a reducir costos y se ha probado que aumenta la productividad de las personas.

Sin embargo, ponerla en práctica puede ser una labor dura. Al principio puede ser algo complicado e inclusive puede parecer imposible ya que además de ventajas tiene muchas contras. Estar dependiendo de agentes externos como softwares, hardware o dispositivos electrónicos que pueden o no trabajar, puede ser muy difícil.

Por supuesto, no hay que pensar lo peor, el home office no tiene por qué ser una molestia. Basta con poner un poquito de empeño y organizarse de manera adecuada para que todo funcione como si estuviéramos en una oficina y ser igual o más productivos. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para lograrlo? A continuación, te damos algunas opciones para lograrlo.

                Ser disciplinado

El que estés en la comodidad de tu hogar no quiere decir que no debas continuar con tu horario regular de trabajo. Muchas personas tienen problemas para dividir la vida profesional de lo personal, sin embargo, es clave que te mantengas al margen a la hora de trabajar. Empieza (por ejemplo) desde las 9am hasta las 5pm totalmente inmerso en el trabajo.

Se trata de tener una rutina estructurada, aún cuando el horario es tan flexible y tienes algunas distracciones. Lo mejor en estos casos es hablar con la familia, roomies, colegas, etc. Para poder establecer un horario de “No molestar”. El truco es ser disciplinado, tener en cuenta que en estos momentos el trabajo es más importante que las responsabilidades del hogar.

No pierdas la rutina que ya tenías cuando asistías a la oficina, un buen baño, arreglarse, almorzar, etc. Estar bien preparado y listo para trabajar en un lugar cómodo. Y aún cuando no asistieras a una oficina, haz una rutina parecida, verás como se vuelve más fácil el trabajar.

Quizás te interese:
Estrategias para retener talento en tu empresa

                Estar concentrado

Aquí hay que dar el 120% y más, poder concentrarse y no distraerse requiere de mucha fuerza de voluntad. Es complicado en muchas ocasiones el no estar al pendiente de lo que hacen otros en el hogar o simplemente estar al pendiente de nuestras redes sociales. No obstante, hay que olvidarnos de esos asuntos que no nos competen en ese momento.

Por supuesto es complicado, en esta era digital es vital y casi una necesidad estar conectados, sin embargo, hay que hacer un esfuerzo. De igual forma, si uno tiene una familia con pequeñines por ahí… puede ser más que complicado, empero hay que hacer todo lo posible para que cualquier miembro de la familia evite que nuestro trabajo se vea comprometido.

                Contar con el espacio adecuado

Este tip está ligado con el anterior, lamentablemente somos seres de costumbres y en muchas ocasiones nuestra concentración y atención es muy limitada. Se ve comprometida por factores externos y el lugar en el que trabajamos no es la excepción. Hay que escoger un lugar adecuado para trabajar.

Este lugar puede estar en tu sala, habitación, estudio o hasta una mesa en la cocina, siempre y cuando sea un lugar ligeramente aislado. Esto para que evitemos interrupciones pero que este en contacto con la señal o bien, solo para no tener un lugar oscuro. Hay que tener los objetos indispensables para trabajar y de ser necesario ¡decóralo! Te sentirás mejor en un espacio que esté a tu gusto.

                Comunicación y responsabilidad

Es un tema común cuando hablamos de capital humano, relaciones de trabajo o productividad. Mantenerse comunicado aún a la distancia es vital. Mantener comunicación con jefes o bien con el equipo que trabajamos es importante. Establecer fechas para juntas o simplemente un mensaje para saber que falta o que está hecho puede hacer la diferencia.

Utilizar las herramientas de nuestros dispositivos es una gran ayuda para aumentar nuestra responsabilidad, cosas como calendarios para mantener nuestros trabajos a raya puede salvarnos. Establecer fechas límite y mantener el trabajo bien organizado.

Estos son solo algunos consejos a seguir, por supuesto hay muchas cosas que pueden funcionar. Cada persona es diferente y por lo tanto cada quién tiene su forma de ser productivo. No obstante, nunca esta de más tener un par de consejos que puedan hacer de nuestra experiencia algo mejor.

Hay que estar siempre preparado para cualquier inconveniente, en el home office siempre se pueden presentar problemas que no tienen nada que ver con nosotros. Alguna desconexión, problemas de equipo, emergencias familiares que nos pueden frustrar, empero hay que ser profesionales. Hay que tener opciones y estar preparado para cualquier inconveniente.

El home office puede ser un gran aliado, únicamente hay que aprender a sacarle el mejor provecho posible.

Por: Teresa Maza

Teresa maza

Teresa maza

Deja un comentario