¿Qué es el acoso laboral y cómo puedes prevenirlo?

¿Qué es el acoso laboral y cómo puedes prevenirlo?

El acoso laboral es un problema mundial

Las cifras son escalofriantes, alarmantes y probablemente hasta increíbles: siete de cada diez mexicanos ha enfrentado acoso laboral; ocho de cada diez fueron testigos de acosos (llamado también ‘mobbing’); 60 por ciento reconoció que con ese acoso se busca causar un despido injustificado; el 74 por ciento el asedio laboral proviene de los superiores.

Esas y otras cifras corresponden a una encuesta realizada por el Centro de Carrera Profesional de OCC-Mundial (dada a conocer en el último trimestre del 2018)

A su vez, la directora de marketing del Grupo Human, Ericka Chafino, señala que alrededor del 40 por ciento de los profesionales mexicanos ha experimentado acoso laboral y que el 50 por ciento estima que en las empresas donde laboran no cuentan con las áreas correspondientes para denunciar y parar tales comportamientos.

Pero ¿qué es o cómo se identifica el acoso laboral? Son muchas las maneras y formas de esta mala conducta, como por ejemplo: burlas, bromas pesadas, agresiones físicas, humillaciones, sobrecarga en el trabajo o la exclusión en las actividades principales o destacadas de la empresa o incluso el asedio sexual.

El fenómeno del acoso laboral o mobbing no es nuevo ni en México ni en el mundo. Hoy en día, incluso, se han añadido nuevas formas de ese asedio, como por ejemplo el internet. Para nadie es un secreto que a tu cuenta de facebook o tuiter, entre otros, te puede llegar un sinfín de mensajes con objetivos muy concretos y que desembocan en fastidiarte, cansarte y a que renuncies a tu trabajo y hasta que cambies de ciudad.

Es una lucha intestina -casi silenciosa- que se da tanto en las grandes corporaciones como en el más humilde taller, negocio o pequeña o mediana empresa. Generalmente son dos los actores de este bullying laboral, es decir, el acosado y el acosador, pero también con frecuencia está un tercero: el testigo de ese hostigamiento y que puede jugar un papel muy importante a final de cuentas si la situación extralimita los linderos de las áreas de trabajo.

Como apuntamos líneas arriba, el acoso laboral ya no es un asunto de cierto sector o región, sino es “un problema mundial”, según ha reconocido la propia Organización Mundial del Trabajo (OIT) y tan es así este fenómeno de hostigamiento que los países han llevado a sus legislaciones respectivas las normas para tratar de erradicar tal problemática.

En el caso de México, la legislación laboral establece sanciones y existen instancias gubernamentales que puede acudir el afectado, como por ejemplo la propia Secretaría del Trabajo (STyPS), la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (Conapred), a fin de solicitar orientación e incluso asesoría jurídica gratuita.

Pero no es fácil para la víctima de acoso laboral ganar el pleito legal; es todo un proceso y habrá que presentar pruebas y hasta algún testigo o testigos. Sin embargo, no hay peor lucha que aquella que no se hace.

Por lo general se piensa que el acoso laboral proviene de los jefes hacia los subordinados o colaboradores (y de hecho es el mayor porcentaje de asuntos), pero también está el caso entre compañeros de trabajo (que por lo general a uno de ellos lo mueve la envidia) y está también el caso del trabajador o trabajadores hacia el coordinador o líder de área o sector.

Cuando la empresa cuenta con el departamento de Recursos Humanos, éste se convierte en la instancia más adecuada para dirimir este tipo de acoso laboral, es decir, es allí donde podrá darse una solución satisfactoria para las partes y que el pleito no arribe a las instancias legales. 

A juicio de Ericka Chafino -en sus declaraciones a Forbes México-, hay avances en el camino para eliminar el acoso sexual, pues “las empresas tienen más políticas en torno a esto, las personas son más escuchadas al momento de levantar una denuncia respecto a un caso así, pero en temas de acoso como el de las burlas nos cuesta más trabajo identificarlo”.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario