Preguntas al final de una entrevista de trabajo ¿son importantes?

Preguntas al final de una entrevista de trabajo ¿son importantes?

¿Cuántas veces hemos estado frente a un seleccionador al final de una entrevista y nos pregunta de pronto “¿Tienes alguna pregunta?”? Probablemente varias personas dirían que en muchas ocasiones. Los seleccionadores siempre harán esa pregunta y muchas personas han creído que no es necesario realizar ninguna.

No obstante, este pensamiento es completamente erróneo. Por ningún motivo deberíamos decir “No” o “Todo está claro” únicamente por no querer molestar o bien porque no se nos ocurre nada. En muchas ocasiones, cuando la entrevista termina, es como si un peso se nos quitara de encima y la tensión simplemente se va. Lo único que queremos es salir de ahí lo más rápido posible.

Sin embargo, plantear preguntas o aclarar dudas es algo que los seleccionadores o reclutadores tienen en cuenta. El realizar alguna pregunta, hará que la impresión sobre ti sea diferente y tu candidatura pueda ser mejor. El no realizarlas muchas veces puede denotar falta de interés, motivación o bien sólo estas realizando la entrevista porque sí.

Por supuesto, no podemos simplemente realizar preguntas al azar. Hay que preguntar de forma inteligente, esto con dos objetivos: Obtener información que puede hacer falta y que nos interesa para esclarecer nuestra decisión ante la oportunidad laboral. Y también, mostrar el interés y la importancia del puesto para nosotros.

Antes de comenzar a realizar las preguntas, tenemos que indagar un poco sobre lo que el reclutador quiere profundizar. Podemos comenzar entonces con un “Claro, tengo algunas preguntas, pero antes me gustaría saber si yo he resuelto todas las preguntas que tenía para mí. ¿Necesita que le explique algo más o le puedo dar un ejemplo?”

Quizás te interese:
Cómo encontrar talento capacitado

Un gran inicio, ya que además de ser bienvenida, puede darnos una idea de que tan bien o mal hemos estado en la entrevista. Una vez que tengamos la respuesta, si han sido resueltas… quiere decir que tenemos una retroalimentación positiva. Empero, si nos preguntan cosas sobre X o Y cosas, es el momento de esclarecer sus dudas.

Posteriormente, una vez resuelto dicho asunto, es momento de comenzar con las preguntas. En muchas ocasiones lo primero que se nos viene a la mente es preguntar sobre el salario y no está mal en absoluto. No obstante, no es recomendable que sea la primera pregunta. Se recomienda entonces comenzar a preguntar por cosas como el qué se espera de uno, los retos a afrontar, e inclusive cómo es el equipo de trabajo.

Es importante, como en todas las entrevistas de trabajo, estar bien preparado. Detalles como la página web, el perfil del reclutador e inclusive información sobre el sector de la empresa pueden darnos una idea sobre las preguntas que podemos formular en la entrevista. Un entrevistado bien preparado y que demuestre al menos un poco de conocimiento acerca de la empresa o bien su negocio, siempre es mejor.

En tanto, ¿por qué no preguntar sobre la fundación de la empresa? O bien, los clientes o al sector que esté referido. El punto clave es crear una relación con el reclutador y la base de cualquier relación, es la comunicación. Preguntar y saber escuchar. Preguntar siempre es importante, pero siempre hay que hacerlo con discreción, educación e inteligencia. El conocimiento es poder y a la hora de aplicar para una vacante, informarse es la llave del éxito, algo que todos debemos de planear y atesorar.

Por: Teresa Maza

Teresa maza

Teresa maza

Deja un comentario