Recursos Humanos: adaptarse en remoto o morir en el intento

Recursos Humanos: adaptarse en remoto o morir en el intento

El departamento de Recursos Humanos de las empresas juega en este momento un papel fundamental en el que la adaptación es la clave. 

Recursos Humanos es el encargado de escuchar, liderar y llevar a cabo los desafíos renovados en un año difícil. Es por ello que te compartimos algunos puntos para vencer las barreras de la distancia y no morir en el intento. 

Quizá te interese:
Qué es la tercerización de empresas

Cerca, desde lejos

Trabajar a distancia en Recursos Humanos, no es un tema que sea del todo nuevo. De acuerdo a los especialistas en la materia, las áreas de Recursos Humanos dentro de las empresas están cada vez más enfocadas en estar cerca de los colaboradores y en «cuidarlos», ya que el trabajo de las personas quienes aprecian el Capital Humano es dar a los trabajadores una «experiencia de vida» y no una instancia que se puede aislar del resto de sus emociones y vivencias. Con la pandemia y la obligación del trabajo a distancia, ese mandato se volvió aún más relevante.

Adiós organigrama

Liquidez organizacional, es la clave. Es un hecho, que las estructuras rígidas de las empresas se quedaron atrás. Al contrario de ello, se abrieron paso esquemas dinámicos y atados a las necesidades de la firma y sus colaboradores, vive un nuevo impulso en el medio de la pandemia de Covid-19, atravesando un intenso proceso de transformación y que hoy el 80% de sus empleados trabaja en grupos alineados detrás de un objetivo común.

Libertad a los trabajadores

Las demandas de los trabajadores, con el tiempo, han sido las mismas. El concepto de libertad, es igual a flexibilidad y fue catapultado en los últimos meses por la modalidades de trabajo a la que obligó la pandemia de coronavirus.

Los empleados también deben obedecer a un rutina en casa, por lo que se les facilitó ya la rutina de atender sus labores hacia la firma en la que trabajan y cumplir con sus obligaciones en casa. Dicho esto, Esteban Sacchi, gerente de Recursos Humanos de la planta Pacheco de Ford Argentina, dio a conocer en el Summit de Recursos Humanos, un encuentro organizado por LA NACION, que ya tenía desde antaño incorporado a su cultura el trabajo remoto, pero no al 100%. «Hoy, 9 de cada 10 empleados de Ford dicen que pueden cumplir con sus tareas desde la casa, y 8 de cada 10 dicen que quieren seguir trabajando bajo un esquema similar. Decididamente son prácticas que llegaron para quedarse» e incluso consideró que la flexibilidad puede expandirse incluso a los trabajadores de la línea de producción. «Hay otras flexibilidades que tienen que ver con el tiempo y con las formas de trabajo, que inclusive en la planta generan una estructura mucho menos burocrática y ágil», puntualizó.

Búsqueda de talento

Es una realidad que en los últimos meses hubo una reducción en la demanda de trabajo y un aumento en la oferta. 

Mientras las empresas pusieron sus búsquedas en stand by para retomarlas después al inicio de la pandemia en abril, mayo, se dio reset y reinicio en este contexto atípico, que bajó las búsquedas de talento hasta en un 60%, para luego repuntar a niveles de entre 85% y 90%.

Los perfiles más demandados continúan siendo aquellos vinculados a la tecnología, pero también hay demanda de trabajadores asociados a las áreas más activas hoy como salud, e-commerce y logística, así como cobranzas. Mientras que el turismo, gastronomía y comercio, están prácticamente trabajando al mínimo. 

Así, la pandemia mostró con claridad una tendencia ya en marcha: la focalización de los empleos en las nuevas necesidades y, como contracara, el ocaso de aquellos roles que no se adaptan al contexto.

Reinventarse

«El 47% de los empleos va a desaparecer», dijo el periodista y escritor Andrés Oppenheimer, que citó datos de un estudio de la Universidad de Oxford. Según el autor del libro Sálvese quien pueda (Debate) cada persona en su profesión y trabajo «tiene que anticiparse a los labores que hoy hace y que van a ser reemplazados en el futuro».

Un ejemplo de ello, son las cámaras robóticas que reemplazaron a los camarógrafos, hasta las transcripciones y traducciones de entrevistas y textos hechas, ahora, por robots. Asíq que debemos tomar en cuenta que el teletrabajo, la telemedicina y el e-commerce están a la vuelta de la esquina, por lo que estos cambios tan inmediatos denotaron con la pandemia  que cada persona «debe estudiar de por vida, debe actualizarse y reinventarse».

Mutación del liderazgo

Los equipos, y en especial los líderes, deberán adaptarse a los nuevos tiempos y necesidades. 

De acuerdo a Andrés Hatum, PhD de la Universidad de Warwick (UK) y profesor de Management y Organización de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, la pandemia dejará tras de sí un «recambio de líderes».

Los antilíderes que sean «brutos, lentos y cortoplacistas» desaparecerán, según afirmó. «El líder que logró ser afectuoso y empático le habrá ganado al bruto, que no estuvo para atender los miedos y las demandas de sus empleados», amplió.

Además, agregó que la colaboración es necesaria. Según detalló, el líder debe «estar con sus empleados, ser más vulnerable y empático con su gente». Otras características que mencionó fueron la capacidad de aprendizaje, de resiliencia y de gestión.

Quizá te interese:
Ya viene el 55 ° Congreso Internacional de Recursos Humanos 2020

Herramientas de búsqueda de talento

LinkedIn es un instrumento virtual ya muy extendido, sin embargo no todos los trabajadores le dan la importancia que merece, ya que penas el 10% de los usuarios potencia su carrera con su perfil en LinkedIn.

Esta herramienta desaprovechada, ofrece oportunidades más amplias para quienes la utilicen como «tarjeta personal», ya que el perfil en él está vivo y no archivado, por lo que es útil y periódica.

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario