Productividad desde casa

Productividad desde casa

La ‘productividad en casa’ es la que ha salvado a muchas empresas de una parálisis de inimaginables consecuencias.

Desde hace meses escuchamos a menudo que en unas semanas más volveremos a la normalidad; sin  embargo, no hay fecha, ya no digamos medianamente cercana, sino incluso pasando este 2020. Es más, muchos de nosotros -de diversas edades- nos hemos preguntado en nuestro confinamiento: ¿Y cuál era la normalidad? ¿A qué nos estamos refiriendo concretamente ‘volver a la normalidad’?

La realidad es, como se ha dicho ya repetidamente en todo el orbe, que nunca volveremos a esa ‘normalidad’ que vivimos hasta los dos primeros meses del año en curso. Y todo por la presencia del coronavirus. La humanidad, entonces, no puede detenerse a volver al pasado, sino construir una nueva normalidad, con circunstancias que nos haya dejado esta pandemia. Y una de ellas es la productividad en casa.

Sin duda alguna, estudios desarrollados y actualizados en los últimos tres o cuatro años para un mejor desempeño en el trabajo y consecuentemente elevar la productividad, tendrán que ser rediseñados para luego de que termine esta pesadilla sanitaria. Tales proyecciones fueron hechas con base en una realidad que no se verá, sino que se vivirá otra.

Precisamente la ‘productividad en casa’ que de hecho se venía practicando hacía ya algunos lustros con avances no muy rápidos en lo que se refiere a su aplicación, hoy en día es la que ha salvado a muchas empresas de una parálisis de inimaginables consecuencias.

Es incuestionable que hasta ahora, a cinco meses de que se presentaran los primeros casos del Covid-19 en territorio azteca, no han actualizado encuestas sobre el porcentaje de empresas instaladas en México que recurrieron al sistema de “home office” y menos se sabe qué grado de eficiencia se logró.

La investigadora y coordinadora de Psicología Organizacional de la Facultad de Psicología de la UNAM, Erika Villavicencio Ayub, declaró a mediados de marzo -el día 18 de ese mes se registró el primer fallecimiento por esa enfermedad- que solamente dos de cada diez empresas en nuestro país estaban preparadas para establecer y aplicar el “home office”.

“Es una realidad triste, nuestras culturas de trabajo no están maduras, son muy tóxicas todavía, pero el contexto que estamos viviendo (por la pandemia) nos ha forzado a poner en práctica el teletrabajo”, subrayó en una nota periodística publicada en diario capitalino.

En ese contexto, las grandes y medianas empresas (incluso aquellas que están a punto de dar el salto a un nivel superior) tendrán que evaluar el trabajo desarrollado por el personal de sus diferentes áreas, pero aplicado desde su hogar. Ahí se verá qué tan productivo fue el trabajador, qué tan eficiente fue o fueron por áreas y cuáles fueron los resultados finales.

Hoy, todos esos aspectos no pueden medirse hasta que una vez concluya la pandemia o al menos en verdad ya esté controlado la situación en un alto porcentaje y, entonces, se pueda decir que el país se enfila hacia una nueva normalidad.

Será entonces que cada empresa concluya su evaluación sobre la productividad en casa y quiénes -en el grupo de sus colaboradores o trabajadores- en realidad desarrollaron con eficiencia su parte para que la factoría siguiera viva e incluso no cayera en embrollos económicos o financieros.

Empero ya será bajo una nueva “’normalidad’.

¿Sabías queen 2018 había en México 2.5 millones de personas desarrollando trabajo desde su casa. De acuerdo con la investigación de Teletrabajo en América Latina, México se ubicaba en el sitio 2 en Latinoamérica, luego de Brasil, cuya cantidad oscilaba los 12 millones de empleados bajo esa modalidad.

Ingrid M

@mosspetite

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario