La tecnología en el capital humano

La tecnología en el capital humano

Abundan respecto a las novedades tecnológicas que van con el objetivo de reducir costos a la empresa y contando con el personal indispensable.

Sin duda alguna, el avance en la tecnología y la cada vez mejor formación del capital humano llevan a la conclusión a un mayor crecimiento económico. La fórmula es tan fácil como multiplicar la tabla del 2.

Por ejemplo: si llega un tráiler a tu empresa y del cual hay que descargar 680 bultos de 40 kilogramos cada uno, antes habría que disponer de cuando menos unas seis personas que cargaran esos bultos para transportarlos del vehículo al almacén. Empero si el dueño de la empresa tiene un  monta carga, éste puede transportar en un solo viaje al menos unos 60-70 bultos (y quizá más, pero todo depende del área donde se realice el traslado). Así, se está ahorrando mucho (tiempo, esfuerzo humano y capital), lo que podría usarse en otras prioridades.

Ejemplo abundan respecto a las novedades tecnológicas que van con el objetivo de reducir costos a la empresa y contando con el personal indispensable, bien preparado y con la “camiseta bien puesta”.

Sí, efectivamente, quizá se escuche un poco egoísta todo esto, pero ¿qué se puede hacer ante el avance de la tecnología? ¿Acaso la humanidad debe detener los estudios tecnológicos que pueden dar mejor vida a millones y millones de seres humanos? ¿Acaso la investigación en la medicina también debe detenerse para no afectar a quien vende plantas medicinales?

La respuesta es muy sencilla: El sol sale para todos. Quien desee continuar con prácticas ancestrales en su empresa u oficina, que sea su decisión y determinación; quien desee seguir consumiendo todo tipo de plantas para curarse de “x” padecimiento, pues que lo haga. Hoy mismo, en medio de esta terrible pandemia, cuántas familias desesperadas han gritado y exhortado a las autoridades sanitarias a aplicar medicamentos en estudio a sus seres queridos que registran hoy el coronavirus.

El avance de la tecnología no puede detenerse. Eso es una realidad y es una cosa inherente al ser humano.

“Tanto la crisis financiera de 2008 como la actual crisis sanitaria están acelerando estos cambios y aumentando la exigencia a las empresas para su transformación digital (…) La transformación digital va más allá de la comercialización de nuestros productos y servicios por internet. Requiere una profunda transformación en la cultura de la empresa que se adapta a un nuevo medio mucho más cambiante del que se vivía a finales del siglo XX y cuya herencia todavía nos acompaña en muchas organizaciones”, señala el corporativo Enzyme advising group.

Empero el capital humano también debe adaptarse a los nuevos tiempos, a las nuevas tecnologías, a los nuevos desafíos, pues de lo contrario, entonces, quedará rezagado, o sea, eliminado para novedosos proyectos.

Podríamos concluir con la siguiente antiquísima frase, pero con un valor vigente: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.

MÁS INTELIGENCIA: Según un estudio de Artificial Intelligence Set to Transform Digital Commerce Marketing de Gartner, para este 2020 el 60% de los comercios electrónicos utilizarían inteligencia artificial.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario