Regreso a la vida laboral segura: Manual de buenas prácticas post Covid-19

Regreso a la vida laboral segura: Manual de buenas prácticas post Covid-19

El regreso a la vida laboral segura luego de la emergencia por el Covid-19, preve una alud global inmersa en un verdadero dilema.

La vida laboral no será la misma luego del paso del Covid-19 en el planeta y es que su efecto negativo en las economías del mundo, nos han hecho regresar sí o sí a trabajar. Uno de los rubros más golpeados fue la Industria de RRHH, la cual formó una alianza única en abril del 2020 y sin precedentes.

Dicha iniciativa global, fue encabezada por las tres compañías más grandes de servicios de RRHH en el mundo, – Randstad NV, Adecco Group y ManpowerGroup– y en conjunto se convirtieron en un movimiento que incluye el apoyo de Recruit, ASA y la WEC, entre algunos otros.

Quizá te interese:
El Manual para el Emprendimiento Migrante, nueva propuesta de la ONU.

Por su parte, los servicios de RRHH, ofrecieron soluciones para los centros de trabajo, apuntalada por un conocimiento en la organización de la fuerza de trabajo en diferentes sectores, dejando sus diferencias de lado, llevando a cabo un manual de buenas prácticas laborales.  La meta es que organizaciones de todo tipo y tamaño utilicen esta investigación para identificar y aplicar las prácticas que les permitirán operar de manera segura, sana y productiva, con una adopción rápida e intuitiva, con un bien común. 

Recomendaciones clave de la investigación en el regreso al trabajo:

En su primera iniciativa, la alianza realizó una investigación en 13 países y en cinco sectores específicamente en salud, seguridad e iniciativas de bienestar que apoyen la reapertura de negocios y comercios. Las recomendaciones de alto nivel incluyen: 

• Los protocolos de higiene y salud tendrán que ser desarrollados o actualizados para reflejar la nueva realidad de la economía de distanciamiento físico. 

– Desarrollar y comunicar claramente los protocolos clave de salud y bienestar para facilitar a los colegas regresar con confianza y seguridad a su lugar de trabajo físico. 

• La mayoría de las medidas de higiene y salud del lugar de trabajo identificadas pueden aplicarse a través de todas las industrias y todos los países. 

– Específicamente, la revisión identifica más de 400 medidas en el lugar de trabajo, de las cuales 300 están duplicadas a lo largo de los países y de los sectores. De los 100 restantes, 88 son relevantes para todas las industrias y 66 relevantes para todos los países. 

• Más de 90 medidas fueron instrucciones de gobiernos para apoyar en el distanciamiento físico, detección y control de la enfermedad. 

– Una mezcla de medidas físicas, administrativas y organizacionales serán necesarias para operar de manera segura en la mayoría de las empresas. 

• Condiciones previas para el éxito: Colaboración incomparable entre los diferentes grupos de interés. para que los negocios estén listos para la “normalidad temporal” y para preparar, aprobar y aplicar protocolos; un enfoque basado en el riesgo y un plan ágil y sensible para acomodar las cambiantes regulaciones de gobierno y compartir rápida y ampliamente las mejores prácticas identificadas.

La guía práctica fue diseñada con el fin de resumir lineamientos técnicos elaborados por la alianza para apoyar la recuperación de los negocios, además de sus esfuerzos de operatividad y continuidad alrededor del mundo. 

Empresas, representantes de empleados y otros grupos de interés pueden conocer la guía completa de medidas y mejores prácticas de manera específica para su revisión y rápida implementación, teniendo en mente que muchas de las mejores prácticas pueden aplicarse a través de los diferentes países y sectores. Los países/regiones revisados son Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Japón, Holanda, España, Suiza, Reino Unido y la región Nórdica (Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia). Los sectores revisados son Transporte & Logística, Automotriz, Manufactura & Ciencias de la Vida, Construcción y Alimentos.

La planeación sistemática se deberá llevar a cabo en conjunto de gobierno y empresas.  La planeación se compondrá de tres partes: identificación de riesgos y control; evaluación y desarrollo de un mapa y plan de regreso al trabajo; y finalmente, implementación, medición, evaluación y ciclo de retroalimentación. 

Quizá te interese:
Habilidades en los empleados que requerirán en el futuro las empresas

Dichas actividades involucran a los grupos de interés y específicamente a las personas que trabajen en las empresas. Todo con el fin de que el regreso físico a los espacios de trabajo, sea todo un éxito.

Para la organización y detección de riesgos, es necesario categorizar los riesgos de salud que se pueden eliminar en el entorno laboral, como remover la oportunidad de transmisión del virus en el lugar de trabajo teniendo a las personas en un esquema de trabajo remoto en la medida de lo posible. 

Otros riesgos pueden controlarse sustituyendo el proceso para reducir el riesgo, aplicando controles de ingeniería (por ejemplo, separando físicamente a las personas del riesgo), controles administrativos o conductuales (por ejemplo, cambiar la forma en que las personas trabajan para facilitar el distanciamiento físico), y finalmente a través de la provisión de equipo de protección personal (PPE). Muchos riesgos requerirán más de un solo tipo de control. 

La ruta y el plan de regreso al trabajo se deben caracterizar por lo siguiente:

• Involucrar a colegas y a sus representantes en la planeación del regreso al trabajo, como un tema prioritario. Esto reconoce que, las siguientes semanas de cierre forzado, algunos colegas no estarán dispuestos a regresar al trabajo, a menos que estén seguros de las medidas de salud en sus lugares de trabajo.

• Evalúa cómo estaban y cómo están las operaciones antes y durante el cierre e identifica brechas versus “normalidad temporal”, economía de distanciamiento físico.

• Compara las mejores prácticas a través de los sectores y compañías; adopta las medidas que funcionan para que la compañía cierre esas brechas.

• Utiliza las lecciones aprendidas y las mejores prácticas para desarrollar un mapa de regreso al trabajo de manera segura.

• Acuerda un enfoque conjunto con todas las partes respecto a la conducta de distanciamiento general/acuerdos de trabajo, junto con propuestas para alteraciones físicas de las oficinas.

• Capacita a los gerentes y a sus equipos en cómo aplicar el “regreso al trabajo” y los protocolos de higiene y salud; comunícalo ampliamente y de manera frecuente.

Etapa final 

Implementación, medición, evaluación y retroalimentación

• Una vez que el plan y los tiempos están claros y acordados, la implementación será más exitosa si es genuinamente un esfuerzo de equipo alrededor de la organización con un alto grado de involucramiento en todos los niveles. 

• Así como en la planeación, el esfuerzo de la implementación debe ser también holística. Facilita la colaboración entre los grupos de interés internos y los departamentos, por ejemplo, para desarrollar controles de ingeniería (construcción o barreras físicas, etc.) que son implementadas en coordinación con los controles administrativos (cambios en los patrones de turnos y horarios de trabajo).

• Mide y evalúa los controles de efectividad y agenda sesiones regulares para obtener la retroalimentación de los colegas respecto a sugerencias de mejora. Implementa las correcciones conforme se requiera.

• Manteniendo el viaje: evalúa constantemente si las medidas son adecuadas para el propósito y si pueden ajustarse rápidamente para un refuerzo o relajación de las regulaciones de la pandemia y reglas de distanciamiento físico. La etapa final es la implementación, medición y evaluación, y la retroalimentación: 

Ejemplo del viaje

Si deseas saber más al respecto, descarga el manual completo aquí.

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Un comentario en «Regreso a la vida laboral segura: Manual de buenas prácticas post Covid-19»

Deja un comentario