Consejos para un exitoso trabajo en equipo

Consejos para un exitoso trabajo en equipo

Ventajas y desventajas que te llevan al éxito o al fracaso en el trabajo en equipo.

El trabajo en equipo equivale a las buenas prácticas de nuestra salud mental y la manera en la que incluso nos conducimos en la vida. 

Desde la escuela, lo único que escuchábamos de los profesores cuando de proyectos se trataba, era… “El trabajo en equipo les facilitará el futuro en sus vidas laborales” y es que a la hora de hacer mancuerna con alguien es de vital importancia tomarlo en cuenta y no sólo en el trabajo, un equipo laboral se traslada incluso a los socios comerciales de una empresa y el buen comportamiento del grupo depende en gran parte el éxito del negocio o no. 

Los equipos son el principal motor de la industria y son los generadores de la fuerza motriz de una empresa. Sin embargo cuando personas que trabajan en el mismo departamento, que realizan tareas independientes y establecen relaciones amistosas, no suelen ser congruentes a la hora de ejercer la inteligencia emocional trabajando en conjunto con más personas, se encienden los focos rojos de alerta. 

Y es que una cosa son los grupos de trabajo y otros los verdaderos equipos. Pero, ¿Qué hacer como líder en estos casos, cuando el grupo de personas que asignaste a una tarea determinada no dan los resultados que deseas?

Eleva la productividad 

De inicio, haz saber a tu equipo que debe mejorar la competitividad sana entre ellos y ante un reto. Esto suele elevar los niveles de productividad. De inmediato notarás que la comunicación se hace más eficaz, se generan mayores niveles de compromiso, mejora el clima laboral, se facilita la integración de los nuevos miembros o se desarrolla una identidad grupal a través de la transmisión de los valores del equipo.

Consejo:

Debes tomar en cuenta que la gente no siempre se adhiere a un equipo de trabajo, por lo que está en ti identificar si lograste un verdadero equipo o sólo un grupo de trabajo y acceder a este elemento como herramienta, que no es mala, sólo que esta se aprovechará de distinta manera. Es decir, puedes utilizar este último para conseguir nada más los objetivos propuestos, recuerda que los equipos no son siempre la solución a todas las necesidades que tiene una empresa. Además de ello, no todas las empresas tienen la idea de que los equipos dentro y fuera de las paredes de esta, son sanos. 

Por otro lado, si por fortuna encontraste tu equipo de trabajo idóneo para resolver lo que necesitas, procura integrar más gente a corto y mediano plazo con el fin de nutrirlo, poniendo y quitando piezas a libre demanda, que generen disrupción y satisfagan las necesidades de tus proyectos, sin que propagues recelo entre los miembros. Deja en claro que por esa vez, aprovecharás las habilidades del convocado y es probable que lo uses en futuros proyectos. 

Otro punto importante es que escuches a cada uno de sus integrantes y cómo se sienten con respecto a los otros participantes, recuerda que enterarse de lo que un mal elemento hace, casi siempre llega a oídos del jefe, más tarde de lo que parece. 

No siempre necesitas un equipo 

No idealices, a veces formar equipos de trabajo no son la mejor manera de dar solución a un problema. 

El tiempo para la coordinación de las distintas actividades podría desembocar a la pérdida de información. Esto sucede en la mayoría de las empresas, además a menor tarea dentro de un círculo de proyecto, mayor el conformismo y desaparecen los juicios críticos en algunos miembros en relación a la mayoría, debido al temor a ser excluidos o pueden darse fenómenos como el pensamiento grupal, que consiste en aceptar conclusiones erróneas en la confianza de que el grupo se equivoca menos que el individuo o también podrían caer en el pensamiento único, que consiste en no dejar espacio para voces discrepantes y sí, todo esto es necesario. No siempre un equipo que esté de acuerdo en todo, es síntoma de que todo marcha bien. 

Recuerda que la confianza, es la base de todo equipo de trabajo y este pilar moral no se puede construir de la noche a la mañana y muchas veces ni siquiera con los mismos miembros que iniciaron dicho grupo. Compartir experiencias y crear nuevas, tarda. Así que si eres líder de proyecto o dueño de un negocio, es necesario que tengas plena confianza en quienes elegiste, ser imparcial y por último y como recordatorio, escucharlos en conjunto e individualmente, ya que siempre existe la posibilidad de tener un elemento que no corresponda a ese equipo o simplemente saltó con suerte las barreras de contratación y a futuro, te costará caro. 

“Colaboración, comunicación, conexión, cooperación y enfoque”

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario