¿Cómo cerrar la negociación con un nuevo cliente?

¿Cómo cerrar la negociación con un nuevo cliente?

Llega a nuevos clientes poniendo en práctica los siguientes pasos.

Llegar a un nuevo cliente es complicado pero no imposible. Cerrar un nuevo negocio es parte de nuestro ADN como emprendedores o empresarios y no debe ser causa de perder el sueño por no lograrlo, por ello tengo algunos consejos para ti.

Investiga

Esto se trata de hacer trabajo de campo, así que investiga a qué te enfrentas, aún si no conoces la cara de tu cliente. 

Investiga sus necesidades y las fechas en que los artículos de su marca son más comprados. Toma en cuenta que cualquier dato es información de oro para ti.

Muestra tu valor por medio de una presentación de tu empresa

A través del correo electrónico, entera a los ejecutivos con responsabilidad o influencia para valorar tu propuesta, nunca a una dirección genérica de la empresa. Esto le resta importancia y al contrario de ello si la haces llegar a las piezas clave de la firma, el interés y profesionalismo se nota a toda costa.

Véndete bien

Encuentra el diferenciador que hará que tu cliente confíe en ti. Permítele hablar primero y él te dará solo las claves para reconocer sus debilidades i fortalezas. No se trata de engañar a nadie, sino de proporcionarle una ganancia personal y laboral, mediante una breve charla. 

Muestra claramente tu producto o servicio

De entrada debes saber y conocer a la perfección lo que vendes, de lo contrario no te servirá de nada la visita, ya que la venta se caerá con la primera pregunta que te haga y no sepas responder.  Recuerda que tu actividad profesional, producto o servicio vale mucho más de lo que pides por él, ese es el arte de vender, hacer entender a quien se lo ofreces tu visión y corelación que empatará con lo que se dedica tu futuro cliente. Siempre hay un “deseo oculto”.

Personaliza tu venta al cliente

Es básico que si un cliente ya nos ha rechazado, la próxima vez que lo veamos presentemos una nueva oferta mejor adaptada a las características y necesidades de su empresa. 

Aquí entra la creatividad que tengas para ofrecer lo mejor de ti.

Referencias bajo la manga

¿Tienes un cliente satisfecho o caso de éxito? Presumelo, es tu carta bajo la manga y es quien podría dar las referencias que tu nuevo y potencial cliente necesita para convencerse de que eres la mejor opción, es por ello que si tus clientes estrellas acceden por contrato a ser llamados para preguntar por tu producto o servicio, no dudes en echar la carne al asador en caso de que se vea frágil el cierre de la negociación. 

Elige tus horarios de contacto con el cliente

La primera hora de la mañana y la última de la tarde, son los horarios cuando nadie usa el teléfono y estamos más desocupados, así que aprovecha estos huecos de tiempo para  conseguir una cita.

Siempre vocabulario positivo

Tu actitud positiva es la base del proceso de venta durante la conversación. Transmitir ilusión por el producto es lo que necesitas para hacer un cierre. Si tú crees en el producto, entonces tu cliente también lo hará. Y atención aquí, porque comportarnos de forma servil y complaciente resta credibilidad y nos hace ver como inexpertos y dubitativos.

Hablar con las personas correctas 

Quien tenga el verdadero poder de decisión sobre las compras es quien te va a comprar, no tiene caso que hables con la recepcionista si ella no tiene qué ver en las adquisiciones de la empresa. 

Superar varios filtros es el reto y para ello aprovecha esos impedimentos para sondear el terreno, ya que obtener información sobre el cliente y preparar mejor la próxima llamada, te hará un ganador.

Expresión corporal

Actitud, tono de voz y los movimientos que realizamos durante la llamada telefónica son percibidos por nuestro interlocutor. Cuidado con ello, ya que la preocupación o crispación, se entienden como poco profesionalismo. La ansiedad es la principal causa de que rechacemos una compra porque nuestro cerebro lo toma como quien nos está hablando es un individuo no confiable. 

Retirarse a tiempo

No insistas de más. Tres veces con es lo máximo que debes visitar o llamar a un mismo cliente. La finalidad es hacer clientes y conservarlos, pero si los atosigas y tu target es de nicho, seguro que alguien cercano se entera de lo sucedido y perderás más que un sólo  cliente. En cambio si desistes de tu empresa por atraparlo y te retiras a tiempo, podrás retomarla en el futuro con cualquier pretexto, cuando se le olvide que ya has llamado más de una vez con él. 

¿Tienes algún otro Consejo? Compártelo con nosotros. Buenas ventas. 

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario