¿Hay futuro para las medianas empresas?

¿Hay futuro para las medianas empresas?

El reto no solamente estará recuperar empleos, sino además de fortalecer a las empresas -sobre todo las pequeñas y medianas-.

El futuro no es nada promisorio, nada halagador… es incierto y en todo caso el panorama es gris, casi negro. ¿Para quién? Para muchos y entre ellos está el sector de la mediana empresa. Hasta ahora, a más de seis meses de que apareció el coronavirus (noviembre de 2019 en China) hablar de economía es hablar en el vacío; proyectar algo es como hacer un castillo de arena. Hoy nada es seguro, lamentablemente, y aún así habrá que prepararse para levantarse de nueva cuenta.

Por lo general, los funcionarios y los dirigentes de los organismos de la iniciativa privada siempre hablan de un trío: micro, pequeña y mediana empresas (Pymes). Pero ¿Qué es una mediana empresa? Se le define como aquella factoría con al menos 31 empleados y un máximo de 100 y ventas al año que no superen los 250 millones de pesos. Ese es el parámetro. ¿Cuántas empresas medianas hay en México?

De acuerdo con los indicadores más recientes del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en nuestro país hay cuatro millones 169 mil micros, pequeñas y medianas empresas -en sectores manifactureros, comercio y servicios privados no financieros-; de ellas, 112 mil son pequeñas y medianas empresas.

Según la Secretaría de Economía, las medianas empresas “representan casi el uno por ciento de las empresas del país y casi el 17 por ciento del empleo; además, generan más del 22 por ciento del Producto Interno Bruto” del país, lo cual da una ligera idea del potencial tanto humano como económico que representa ese sector en el empleo y en el desarrollo de México.

En el México ya del mes de mayo, de acuerdo con las declaraciones oficiales, el asunto del desempleo cada vez crece. Hablan de más de 750 mil fuentes de trabajo perdidas como consecuencia del coronavirus y el reto no solamente estará recuperar tal cantidad de empleos, sino además de fortalecer a las empresas -sobre todo las pequeñas y medianas-.

No obstante, habría que destacar a ese grupo de jóvenes emprendedores, con ideas novedosas y hasta agresivas, que buscan oportunidades para que sean escuchadas sus propuestas. ¿Acaso luego de que termine la pandemia será la oportunidad de los millennials y los centennials para demostrar sus cualidades?

Hace más de una década, Tsuyoshi Kawakami, doctorado en Salud Pública por la Universidad de Tokio y especialista en Seguridad y Salud Ocupacional en  la Organización Internacional del Trabajo (de 2000 a 2017), escribió un libro-manual sobre “Cómo proteger a sus empleados y a sus negocios contra la pandemia de gripe humana” y pareciera que está describiendo lo que hoy en día sucede en el mundo con el covid-19.

El Doctor Kawakami destaca la necesidad de mantener “informados a los empleados de la situación de la pandemia de gripe humana y del progreso del plan de la empresa (…) El hecho de que los altos directivos tomen este asunto como un asunto de la empresa es lo más importante en la protección de los negocios y de los empleados”.

Y cuando un empleado cae enfermo, una llamada de la empresa para saber cómo está será mucho muy importante. “Todos los empleados constituyen recursos valiosos para sus negocios en el presente y en el futuro. Cuando se recuperen, volverán a trabajar para su empresa”, subraya el catedrático.

Y para México, por fortuna, una luz de esperanza empieza a visualizarse, pues a partir de 1 de junio comenzará la reactivación económica. Obviamente será de manera escalonada sin relajar las medidas sanitarias.

El dato: Grupo Famsa (fundado en Nuevo León en 1970) es -de acuerdo con una investigación de Expansión– el que más empleados tiene registrados en el IMSS (casi 300 mil) y proyecta crear unos 40 mil nuevas fuentes de trabajo en los próximos tres años.

IngridMoss

IngridMoss

Deja un comentario