Cómo atraer buenos empleados a tu empresa (liderazgo)

Cómo atraer buenos empleados a tu empresa (liderazgo)

El capital humano es lo más importante en tu empresa, por ello es igualmente primordial que te preocupes por los candidatos que llevas a las filas de tu firma. 

Muchos jóvenes recién egresados de las universidades están en busca de empleo, sin tener nada nuevo que ofrecer a las empresas, siendo ejecutivos y sólo eso, además teniendo un perfil intrascendente, que genera a su vez estancamiento en las firmas para las que trabajan al acrecentar la burocracia.

Debido a lo anterior,  los reclutadores de las empresas podrían optar por aplicar algunas reglas al contratar talento, las cuales agilizarán la forma de trabajo que los líderes de departamentos y proyectos agradecerán. 

Contratar en función de la actitud y no en la habilidad

Las habilidades se aprenden, la actitud la posees de educación y ella te abre muchas puertas.

No todo se aprende en la universidad y esta es una realidad que duele. Al transmitir la actitud correcta, un prospecto a ocupar un puesto de trabajo en nuestras filas, demuestra lo interesado que está en aprender nuevas habilidades que conciernen al desempeño que requiere tu negocio, por lo tanto se traduce en ganancias, gracias a un firme sentido del optimismo que además, se contagia. 

Aunque no lo creas, los renegados son los mejores

Un buen consejo al contratar, es preguntar a los prospectos si la persona ha tenido problemas en su trabajo anterior y cuáles son estos.

Una vez que te lo confiese, ten en mente lo siguiente… El empleado obediente te será de uso limitado en un entorno de cambio. Un ejemplo es la pandemia actual y cuando enviamos a trabajar a casa a las personas, muchos de ellos (los obedientes acostumbrados a un entorno godín) no se adaptaron a estar en casa, puesto que su obediente vida es el falso halo de seguridad de una oficina y es allí donde debiste darte cuenta quién está adaptado a los cambios y quién no, así que tal vez es hora de ejecutar algunos cambios para bien de la empresa. 

Ofrecer resultados

Por mucho que te niegues alguien con buen potencial pero con hábitos cuestionables, es un dolor de cabeza. Es un hecho, dicha persona, no cambiará cuando nosotros queramos. 

Este tipo de actitudes denotan como cuando elegiste tus amistades en la adolescencia y no había poder humano que te hiciera cambiar de parecer. ¿Recuerdas? Lo que ves ahora es lo que tendrá para siempre.

Por cierto, replatea la idea de que el trabajo en casa es malo, tal vez lograste vislumbrar el potencial que tiene con los tiempos que vivimos y que los resultados son mejores si eliges los candidatos correctos.

Buen sentido del humor = buena actitud

Si notas que el candidato ríe con facilidad durante la entrevista, especialmente de sí mismo, va a ser muy aburrido y probablemente intransigente, por lo tanto, es una actitud contagiosa que no querrás tener en la firma.

Cuida que el candidato ocupe espacios faltantes 

En casi todas las empresas hay un equipo por departamento, exitoso. Esto se debe a que en ellas los “nuevos”, han ocupado un sitio en él, que a su vez, carecía de una habilidad que el recién llegado cubrió, así que ellas se suman y de esta manera el trabajo fluye. Recuerda, cualidades y estilos que le falten, son la clave.

Prueba y error

las referencias no son suficientes, pon a prueba a tu candidato. Muchas veces en posiciones como desarrollo y programación, es necesario poner a prueba habilidades que nos haga saber de qué está hecho nuestro prospecto, así que es necesario simulaciones diarias como parte de su proceso de entrevista, además que proporcionen una cartera con sus mejores trabajos e ideas.

Ten una lista de prospectos a la mano

Siempre es bueno tener posibles candidatos antes de que surja la necesidad. No esperes hasta que tengas una vacante. Mantener una reserva de posibles empleados bajo la mirada atenta de alguien encargado de contratar, es una buena costumbre que te hará cubrir las necesidades del negocio de manera efectiva.

Evalúa a tu equipo de contratación

Tal vez no te hayas dado cuenta que los buenos prospectos no tocan a tu puerta debido a que tu equipo de contratación en función, no está haciendo un trabajo digno y digno me refiero a tomar preferencias para los amigos que ya se encuentran empleados y no desean que alguien más les llegue a “destronar” o bien, maltratan a los posibles candidatos desde el primer contacto que tienen con ellos. Seguro no te había pasado por la mente.

Para evitar este tipo de situaciones, puedes ponerlos a prueba con elementos que te sean útiles como candidatos fantasma y conocer su forma de trato hacia ellos. Recuerda que la primera impresión nunca se olvida y tal vez en lugar de atraer talento, tu equipo de RRHH lo está ahuyentando. 

Diversidad para mantenerte fresc@

Extiende tu red lo suficiente como para encontrar a esos perfiles que te sean útiles y le den un upgrade a tu fuerza de trabajo. 

Son importantes los contactos y publicaciones que están usando tu equipo de RRHH para buscar el interés de posibles candidatos. Buscar gente diferente a la que tienes ya contratada es una regla de oro que no te puedes permitir que tu equipo de contratación pase por alto. Dejar de lado excusas como la afinidad personal con quien contrata el personal en tu empresa, es más que una buena base para comenzar a ser distinto y tener un perfil general en tu negocio que no genere trabajadores clon, sino todo los contrario. 

Escucha más que hablar

Los entrevistadores hablan demasiado, en su mayoría, lo que no les da pie a conocer realmente a su candidato y se dejan llevar por falsas apariencias, así que calla o silencia a tu reclutador y escucha la historia de la vida de tu prospecto, las historias de su casa y el trabajo, en ese instante, él es el más importante en la sala y probablemente en el futuro, el de tu empresa. 

Por último, ten en cuenta que la tarea de contratar es demasiado seria como para cederla completamente a RRHH, después de todo, tu capital humano te hará alcanzar tus objetivos y regla de oro… Nunca, nunca contrates a alguien como tú.

Por: Azenet Folch

azenetfolch

azenetfolch

Deja un comentario